La inflamación: un enemigo silencioso | Laborest Blog

La inflamación: un enemigo silencioso

Nuestro organismo aliado que, si no se mantiene bajo control, puede convertirse en un enemigo silencioso: la inflamación. Aunque su objetivo principal es la defensa, puede llegar a ser perjudicial si no se maneja adecuadamente. Los nutracéuticos pueden ayudar.  

La inflamación es un mecanismo fisiológico que nuestro cuerpo utiliza cuando se siente “amenazado” por estímulos que considera peligrosos.

El dolor es una llamada de atención que nos lleva a buscar un remedio inmediato, a menudo farmacológico. Si esta llamada de atención no suena, por ejemplo, cuando las molestias son leves, es posible que se ignore el malestar y se cree una situación de desequilibrio que, a largo plazo, puede provocar alteraciones en el bienestar fisiológico.

Por ejemplo, la zona pélvica, tanto en el hombre como en la mujer, está sujeta a cambios inflamatorios de distinta naturaleza: procesos fisiológicos como la ovulación y el embarazo, ciertas actividades deportivas como el ciclismo, pero también las relaciones sexuales, pueden dar lugar a cambios inflamatorios.

La inflamación es, en sí misma, un mecanismo de defensa positivo que, por lo tanto, tiene como objetivo detener la causa inicial del cambio, eliminar las células dañadas y estimular la reparación de los tejidos. Sin embargo, se convierte en un “enemigo” cuando se prolonga más de lo necesario.

Los síntomas de la inflamación, especialmente si son leves, no deben pasarse por alto. Para ellos, los nutracéuticos resultan de ayuda.

Boswellia, cúrcuma y mirra: los aliados naturales contra la inflamación

Desde la antigüedad se sabe que ciertas sustancias que están presentes en las plantas pueden tener efectos positivos en ciertos estados de desequilibrio de nuestro cuerpo. En el caso de la inflamación, los extractos de boswellia, cúrcuma, mirra y pimienta negra son conocidos por su actividad antioxidante y su capacidad para contrarrestar los estados de tensión localizados, por lo que pueden contribuir al bienestar general.

Para ayudar a nuestro cuerpo en este proceso, puede ser útil complementar la dieta con suplementos que contengan estos extractos: la piperina, los ácidos boswélicos, los triterpenos, los curcuminoides, a pesar de sus nombres complicados, pueden ayudarnos, con sus propiedades, a manejar las agresiones externas y luchar contra el enemigo silencioso: la inflamación.

La ciencia, especialmente la nutracéutica, y la tecnología nos ayudan, ya que dan a los investigadores las herramientas para formular suplementos específicos que contienen moléculas seleccionadas y extractos titulados, enriquecidos también con otras sustancias como la vitamina D, que es indispensable para el bienestar fisiológico.

 

Bibliografia

1. Minihane, AM, Low-Grade inflammation, diet composition and health: current research evidence and its translation. British Journal of Nutrition (2015),114:999-1012. Disponible al link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4579563/